Cada uno de nosotros tiene una salud mental deficiente en algún momento de la vida. Las personas con problemas continuos de salud mental que luchan por encontrar apoyo se encuentran entre nuestra población más vulnerable. Facilitar el acceso de las personas a la atención de salud mental autorizada mejorará la calidad de vida.

La salud mental es nuestro bienestar emocional, psicológico y social. Afecta nuestra forma de pensar, sentir y actuar. También ayuda a determinar cómo manejamos el estrés, nos relacionamos con los demás y tomamos decisiones saludables. (Fuente: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades)

Las solicitudes de proyectos comunitarios en esta categoría deben ofrecer estrategias como la defensa, la educación o la ampliación del acceso a la atención de salud mental.

Ejemplos de actividades:
  • Impartir formación de primeros auxilios para la salud mental a los empleados
  • Mostrar historias de la comunidad centradas en la inestabilidad de la salud mental
  • Crear una campaña contra la estigmatización
  • Identificar formas de introducir el arte y la música a diario