La violencia puede adoptar muchas formas, desde la interpersonal, la violencia con armas de fuego y los tiroteos en las escuelas, el acoso digital o la intimidación. Nuestras comunidades, familias, grupos de amigos y relaciones afectados por la violencia necesitan espacios seguros y defensores de víctimas.

La violencia es el uso intencionado de la fuerza física o del poder (a través de amenazas o de manera real) contra uno mismo, contra otra persona o contra un grupo o comunidad, que provoca o tiene muchas probabilidades de provocar lesiones, muerte, daños psicológicos, maltrato o privaciones.
(Fuente: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades)

Las solicitudes de proyectos comunitarios en esta categoría deben ofrecer estrategias tales como abordar los efectos de la violencia en la salud y el bienestar de las víctimas y los supervivientes, y proporcionar u ofrecer apoyo, recursos y remisiones a la asistencia.

Ejemplos de actividades:
  • Programas de educación y prevención de la violencia juvenil
  • Remisión y asistencia de recursos para las víctimas de la violencia interpersonal
  • Nombrar los tipos de violencia y crear una campaña de sensibilización